Actualidad
Compartir facebook ico twitter ico
06-12-2017 12:26

Bomberos zona norte: Terminó la intervención y ahora buscan el destino de unos 25 millones en subsidios

El bombero Gastón Porfirio, el primer expulsado del cuartel de zona norte tras la llegada del interventor Ramón López en 2011, celebró el fin de la intervención y ahora esperan conocer el destino de los fondos correspondientes al subsidio, por “al menos 25 millones”.

banner_1_mobile
Votá estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
Resultados estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
0 comentario(s) comentario
compartir foto

“Estamos contentos porque se levantó una intervención después de seis eternos años. Hasta a nivel nacional venían a ver esto, porque las intervenciones tardan desde seis meses a dos años como mucho”, dijo a Radio Provincia, sin explicación para esta demora en la normalización.

 

“Estamos contentos pero también preocupados, porque el interventor quiere volver a formar parte de la comisión y ser la cabeza, cuando está a las claras su desempeño a lo largo de seis años”, señaló en referencia a Ramón López.

 

Recordó que “el 2 de octubre de 2011 se intervino el cuartel. Pasaron seis años y él no presentó un solo balance. Nosotros empezamos a presentar notas a la IGJ, firmadas por toda la tropa del cuartel y empezaron a intimarlo. Pedimos los expedientes, que son documentos públicos, y pudimos ver que nunca presentó balances, cuando debía hacerlo para regularizar la situación. La IGJ lo está intimando desde 2013 para que los presente y llame a asamblea. Quiere decir que este levantamiento de la intervención ya debió ocurrir en 2013, pero por distintos motivos decía que no era aconsejable. No sabemos por qué quería seguir como interventor”, expresó Porfirio.

 

Aunque estiman que ingresaron 25 millones de subsidios, sostuvo que no se vieron volcados en el cuartel. Los bomberos no cobran, “no tuvimos mejoras edilicias, no hizo nada en el cuartel, no hay unidades nuevas y no se renovó la ropa, que tiene vencimiento. Con toda la plata que destina la provincia a los cuarteles, no hizo nada, y es un monto importante”, dijo.

 

En principio Ramón López “tenía que organizar todo en un mes, porque la IGJ lo designó interventor por treinta días. Después de ese tiempo consideró que no había hecho lo suficiente y le dieron una prórroga por 60 días. Así llegamos a los seis años”, repasó.

 

En todo este tiempo el contacto fue escaso. “En el cuartel lo vemos poco y él está encargado de la faz administrativa, porque el cuartel es operativo por sí solo, porque lo lleva todo el comandante”, explicó.

 

Sobre el ingreso de dinero, remarcó que es requisito para cobrar tener los balances presentados. “Eso se maneja con Defensa Civil provincial, y por mes está destinado un monto tanto de la municipalidad como de la provincia y la Dirección Provincial de Energía. Esto tiene que ver con los impuestos que pagamos en la provincia, porque la municipalidad aporta el equivalente en pesos de cinco mil litros de nafta super cada mes; y cuando sube el combustible también sube la plata de bomberos. Hay subsidios de la provincia y en 2013 solamente entraron cinco millones, pero los impuestos aumentaron y como mínimo estimamos que han entrado 25 millones. Al no presentar los balances, no se sabe dónde está esa plata y en qué fue ocupada”, alertó.

 

Aseguró que “lamentablemente no fue invertida en el cuartel, porque estamos con ropa vieja y la gente del parque automotor hace guardias, a la noche trabaja en las unidades para que puedan salir, porque nosotros vivimos en la jurisdicción del cuartel y es nuestra vocación brindar el mejor servicio”.

 

Se insistió con la pregunta sobre cómo pudo ingresar dinero sin presentar la documentación requerida, como los balances. “La verdad no lo sabemos, porque nos acercamos a varias dependencias del gobierno a consultar y no nos dan la información, porque no estamos autorizados. Solamente le dieron la responsabilidad absoluta a Ramón López para la administración. Pudimos acceder a los expedientes de la IGJ, pero de Defensa Civil provincial no tenemos información, no sabemos cómo le dan la plata y por qué. Ramón López dice que no tiene que darnos explicaciones a nosotros y que solamente le da explicaciones a la IGJ”, respondió el bombero.

 

“Nosotros le hemos dicho que arriesgamos la vida constantemente y tenemos más de una emergencia por día en el cuartel. Dejamos todo por ir a esa emergencia y por lo menos merecemos respeto. El comandante tiene más de veinte años y se merece ese respeto, que nos digan cómo estamos y por qué”, reclamó.

 

También dio cuenta de las represalias que habría recibido tanto en forma personal como parte de sus compañeros, por pedir documentación. “Luego de acceder al expediente de IGJ, Ramón López decidió echar a algunos bomberos. Yo fui el primero y fuimos cinco. No hubo fundamento. La decisión es incorrecta porque esto lo decide el comandante, que se ocupa de la faz operativa. No tiene fundamentos para echarnos, y por eso se va a tocar el tema en el orden del día de la asamblea”, prevista para el 13 de diciembre.

 

“Son atribuciones que no le dio la IGJ y él se las tomó. Cuando los compañeros presentaron notas para quejarse y pedirme que me reincorporen, echó a los otros cuatro. No le gusta que esto salga a la luz”, afirmó.

 

“Somos una institución sin fines de lucro, el cuartel incide en la seguridad pública y debe haber seriedad en estos temas, pero a López no le gusta cuando planteamos esto y pareciera que estamos en la dictadura”, disparó.

 

Con el cese de la intervención ahora deberán designarse las nuevas autoridades. La asamblea está prevista para “el 13 de diciembre a las 18 en el cuartel de bomberos. Tiene que estar el ex interventor y la IGJ, y todos los empadronados. Ahí se hablará de los balances, de las personas que echaron, la gente que López dejó afuera del padrón, porque hubo bomberos que quisieron reempadronarse para colaborar con el cuartel y él los dejó afuera”, concluyó.

 

Foto: EDFDM

banner_2_mobile
banner_3_mobile
banner_4_mobile
banner_5_mobile