Economía
Compartir facebook ico twitter ico
14-12-2017 11:25

Aumento de impuestos: “Hay indignación” dijo Navarro, tras la promesa de bajar la presión fiscal

El presidente de la Cámara de Comercio de Río Grande, Diego Navarro, expresó la “indignación” del sector, tras encontrarse con el aumento impositivo cuando desde el gobierno nacional se prometió reducir la presión fiscal.

banner_1_mobile
Votá estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
Resultados estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
0 comentario(s) comentario
compartir foto

Por Radio Nacional Ushuaia, dijo que estuvieron analizando el impacto del pacto fiscal en la reunión de la unión de entidades comerciales argentinas, de la que participaron representantes de todas las provincias. “Algunas provincias ya sabían de estos aumentos y están todos con indignación, porque el anuncio nacional luego de la reunión de gobernadores y la firma del pacto fiscal, hablaba de la intención de reducir los Ingresos Brutos. En esta reforma se bajan algunos ítems que tienen que ver con producción, pero en los ítems que tienen que ver con consumo y servicios, aparecen topes en el acuerdo. Al principio uno creía que esto tenía que ver con topes a las mayores alícuotas a nivel nacional, que se iban a terminar reduciendo, pero nunca entendimos que esto iba a ser un común denominador y se iba a igualar en todas las provincias”, dijo de esta equiparación hacia arriba, para los casos en que no se alcanzaba el tope de la alícuota.

 

“En nuestro caso esos puntos están dentro del pacto fiscal y en materia de comercio, consumo y demás, algunos ítems aumentan. Ayer lo llamé a Capellano -titular de la AREF- y me dijo que en la provincia iban a aumentar medio punto algunos conceptos; y que en el aporte específico también iba a aumentar medio punto -destinado a financiar la caja-. Es decir que en algunos casos va a haber un punto de aumento y tenemos que ver el impacto que tiene”, advirtió.

 

“La mayoría de los representantes que nos reunimos ayer coincidimos en que nuestros clientes se van a Chile, a Paraguay, a Brasil a hacer grandes colas para comprar porque los productos son mucho más baratos, y evidentemente hay que hacer algo. Pero esto necesita de un ida y vuelta”, planteó, ante una nueva medida que tendría el efecto contrario al buscado, que es mejorar la competitividad.

 

Recordó la experiencia “desastrosa” del plan Precios Transparentes. “Recién a los tres meses se dieron cuenta de que esto no funcionaba y en medio se había caído muy fuertemente el consumo y perdimos muchos puestos de trabajo. Le están exigiendo al empresario argentino, al empresario provincial, ser competitivos, pero ellos corren la sábana y el estado no ajusta. El estado tiene que ser competitivo”, reclamó.

 

Adelantó un aumento de precios de parte de los comerciantes que puedan trasladar el aumento impositivo, pero muchos no podrán hacerlo: “El que tenga margen para trasladar este aumento, lo va a trasladar, pero hay rubros en una situación muy delicada y les va a costar mucho hacerlo. Estamos con márgenes muy delicados y no pasa solamente por cuánto pagamos de ingresos brutos sino la situación que viene de arrastre, porque hay mucha gente que está con las cuentas embargadas por no poder pagar aportes y contribuciones, y esto los complica más”, aseguró.

 

Expuso el desconocimiento de los funcionarios nacionales cuando se les plantea esta situación, porque dan como alternativa que se puede descargar en IVA o Ganancias, alternativa que no sirve en Tierra del Fuego, dado que está exenta de estos impuestos.

 

Navarro sumó otra medida negativa del gobierno nacional, que también tuvo el efecto contrario al deseado, como ocurrió con los Precios Transparentes, como “la quita en la provincia de los aranceles aduaneros para productos informáticos. Se dejó de producir en Tierra del Fuego, en la provincia de Buenos Aires y en Santa Fe, y se perdieron puestos de trabajo por esta actividad. Hoy vamos a Chile y todavía tenemos las computadoras un 30% por debajo del costo argentino. Perdimos los puestos de trabajo y del otro lado sigue estando más baratos”, sostuvo.

 

Subrayó que el costo argentino no pasa por los productores o el comercio. “Cuando le preguntamos a los comerciantes cuál es el costo argentino, todos dicen que es el costo impositivo, el costo de aportes y contribuciones laborales, el costo financiero, el costo de logística e infraestructura de Argentina para llevar y traer la mercadería”, remarcó.

 

“La madre de todos los problemas es el déficit fiscal de la Argentina, que este gobierno lo tomó en algo más de seis puntos y hoy supera los ocho puntos. Estamos pidiendo dinero al 28% y colocar Lebacs le cuesta al estado 400 mil millones de pesos, por la tasa que se está pagando. La tasa activa está arriba del 35 y 40 por ciento, y así no hay actividad viable”, sentenció.

 

Se le preguntó si hubo algún contacto a nivel local sobre esta reforma impositiva, para explicar los aumentos, y respondió que “no. Ayer tuve una charla de cinco minutos con Luis Capellano y no tuvimos posibilidad de analizarlo en conjunto. Supongo que para ellos es importante adecuar sus números, pero hay que sentarse en la mesa con los actores y evaluar los impactos. Sinceramente me gustaría más participación”, concluyó.

 

banner_2_mobile
banner_3_mobile
banner_4_mobile
banner_5_mobile